3 mar. 2012

Cazadora Capítulo 21 (primera parte)


A causa de que mi muñeca izquierda está en estos momentos escayolada no voy a poder publicar hasta que me la retiren, por eso he decidido dejaros lo que llevaba de este capítulo para recompensaros un poco. Trataría de escribir pero es realmente frustrante escribir con una sola mano y a la velocidad de "frase por minuto"
Por eso no creo que vaya a publicar hasta que la fractura se haya curado. Me han dicho diez días en reposo y que luego ya verían, por lo que no será demasiado :)
Un beso y perdón >.<
***
Las cosas habían cambiado radicalmente. Lyan estaba muerto y Shena lo había presenciado. La pérdida de su amigo le causó un gran dolor.

Cincuenta años había estado rondando por todos lados con un gran peso sobre ella. Era la última superviviente de su familia. La última Hada de la Noche.

Nunca volvió a acercarse a nadie, puesto que viajaba mucho al no querer quedarse en un único lugar en donde pudieran volver para matarla y acabar lo que empezaron. La destrucción de la Corte de la Noche.

Temía también hacer amigos y que murieran, porque no soportaría otra muerte.
Pero ahora Lyan ha muerto y eso cambia todo.

***
Tanto Kian como Natalia observaban sin poder, ni querer creérselo, el nombre tachado de Lyan en sus pulseras.

-No ha muerto, ¿verdad? Debe haberse retirado.-dijo ella agarrando con fuerza la mano de Kian.

Él había estado quieto y en silencio desde que se dieron cuenta, pero en su interior muchos sentimientos y pensamientos chocaban causando un gran descontrol.

Rogaba que su amigo no hubiera muerto, que se hubiera retirado tal y como había dicho Natalia. Pero tanto él como ella sabían en el fondo que Lyan nunca los habría dejado tirados.

-¡Maldita sea!-gruñó Kian liberando con brusquedad su mano de la de ella. La tristeza y la ira lo estaban volviendo loco. Estaba temblando con la sed de venganza. Apretó los puños tratando de controlarse.

-¡Kian cálmate!-gritó ella al ver el estado en el que se encontraba.- No te dejes llevar o les mostrarás a todos lo que eres. ¡Contrólate!

Soltó un bufido. Cada vez su cuerpo sufría pequeñas convulsiones que fueron ganando intensidad y la piel comenzaba a picarle.

‹‹Lyan no querría esto.›› Le susurró una pequeña parte de su mente a la cual el ansia de sangre no había dominado aún.

Soltó el aire que estaba reteniendo y los temblores comenzaron a minimizar.
‹‹El torneo no ha terminado.››

-Ganaremos.-murmuró. Lía a su lado asintió y apoyó su mano sobre el hombro de él.

-Lo haremos por él.

Ahí fue cuando ambos se dieron cuenta del sonido de pasos. Alguien debía haberles oído.

***
Shena miraba inmutable a Aeris que caminaba a cierta distancia de ella. Ellos eran tres y el enemigo dos. Muy pronto todo terminaría.

Recolectaron algunos frutos y ella esperó hasta que terminaron de comer para hablar con él.

-Aeris, es hora de separarnos puesto que cada uno debe encontrar a su grupo. Creo que sabes que si vamos juntos y nos encontramos a alguien, uno de los dos morirá.

-Lo sé, Shena. Pero creí que no era conveniente dejarte sola justo después de la muerte de Lyan.-respondió él levantándose del tronco en el que había estado sentado hasta ese momento y se acercó a ella. Le tendió un pequeño paquete de hojas.-Cógelo. Presiento que esta prueba está por terminar y sé que tu herida aún no ha curado, lo necesitas.

Shena reconoció las hojas tras las palabras de él. Epateia. Una de las mejores plantas curativas, muy útil.
Las cogió y luego miró fijamente al duende.

-No deseo tu muerte, Areis. Lo sabes tan bien como yo. Si en algún caso nos volvemos a encontrar en esta maldita prueba, espero no tener que participar en la lucha.-susurró ella.

Él la miró de vuelta, viéndose pensativo.

-Adiós, linda cazadora.-añadió él y tras una leve caricia en la mejilla de Shena, dio la vuelta y atravesó unos espesos matorrales, quedando fuera de la vista de ella.

Ella susurró un insulto hacia sí  misma y luego dio la vuelta hacia el río. Una vez allí hizo otra verdosa mezcla que aplicó a la herida de la mordedura hecha con las hojas de Epateia que Aeris le había dado, lo que le calmó por completo el punzante dolor.

Y luego se puso en marcha de nuevo. El día  había comenzado más caluroso que el anterior y Shena no quería alejarse demasiado del río por miedo a que no pudiera encontrarlo después y acabar deshidratándose, pero era muy posible que los demás ni siquiera hubieran encontrado el río.

Así que a su pesar se alejó, tratando de ir en línea recta en caso de que necesitara volver al punto de partida.

A punto de dar la vuelta a por agua a causa del calor,  el viento le trajo un grito. Sus finos oídos trataron de localizar la dirección y echó a correr tratando de hacer el mínimo ruido posible hacia allí.

3 comentarios:

  1. Espero que te recuperes pronto de la fractura de la muñeca, Patricia, para que así puedas continuar con la historia, que cada vez se pone más interesante. Me da penita que Aeris y Shena se separen, porque él me parece una buena persona y se ha portado muy bien con ella. Espero que por fin se desvele el secreto de Kian. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Primero antes de todo: quiero que te mejores:) Sé lo que es fracturarse la muñeca*.*
    Pero bueno, tiempo al tiempo^-^
    Segundo: Como dijiste en tuenti, era la mitad que habías escrito y aún así me ha gustado:)
    Ahora a esperar al siguiente, pero recupérate, sin prisas:) Te estaremos esperando;)
    Un beso <3

    ResponderEliminar
  3. ''-Adiós linda cazadora''

    -.-''!

    NO! NO! Yo me opongo!! Hasta ahora no me convence Aeris, quizá sea una buena persona pero no me convence.
    Parece que nos vamos acercando a la verdad sobre Kian, interesante. Natalia no sé... me sigue gustando la pareja de ella & Kian pero empieza a desesperarme un poco.

    Aunque sea sólo la mitad del capítulo me has dejado muy intrigada con el momento en que lo cortaste :SS

    Ojalá te recuperes muy pronto de la muñeca <3 No te preocupes podremos esperar, lo importante es que estés bien.

    Muchos besooos!

    ResponderEliminar

Me alegra que te animes a comentar.
Los comentarios alimentan mis ganas de seguir escribiendo :)
¡Se aceptan críticas constructivas!
Gracias<3