30 abr. 2012

Cazadora Capítulo 23



Ya podéis matarme, agh, siento haber tardado en publicar este capítulo, pero los exámenes de historia me roban todo el tiempo del que dispongo :'(
Bueno, creo que este capítulo va a causar una irritación en algún lector, o adoración en otros ;) Así que bueno, no hablo más, os dejo con el capítulo.
Att. Patricia.
(L)
***

                      Tanto Kian, como Lyan y Natalia se habían quedado pasmados ante la actitud de Shena. Se preguntaban constantemente qué le habría ocurrido. 

Estaban preocupados, sobre todo Kian, puesto que todavía el Linch podía estar interesado en ella, aún no habían descubierto por qué él la perseguía, lo había estado atrasando porque sabía que para ella, era prioritario ganar ese torneo. Pensaba que ella no debería haberse ido así tan de repente, que podría estar en peligro, o incluso muerta.

Ya había pasado un día y en apenas veinticuatro horas la volverían a ver. Si no la habían capturado o asesinado.

Kian odiaba esa continua tensión de no saber qué ocurría. Deseaba haber subido él ha averiguar qué había ocurrido, puesto que Lyan no logró averiguar nada. Al menos se había llevado a Azkar con ella. Parecía un animal bastante intuitivo.

Seguía practicando con Natalia. Enseñándole a lanzar cuchillos y a mejorar su tiro con el arco. Poco a poco mejoraba, pero muy lentamente. Kian sabía que él no estaba hecho para enseñar, no tenía la paciencia necesaria. Apenas pudo ayudar en condiciones a Shena cuando trató de estimularla para que abriera su mente y descubriera sus elementos. Y Natalia se ponía nerviosa cuando no lo lograba, por eso cada dos por tres Lyan debía intervenir para evitar una pelea entre ellos.

Kian suspiró mirando al techo. Estaba tumbado en su cama, pensando en todo lo ocurrido y lo que ocurrirá. Reflexionaba sobre dónde podría estar Shena. En Phyro lo dudaba mucho. Ella no querría estar donde hubiese mucha gente. Así que el único otro lugar en el que podría estar sería en el bosque. Donde sería prácticamente imposible encontrarla.

***

El Hada de la Noche caminaba por el bosque, llevando a su lado a Faster, en cuya silla de montar iba sentado Azkar, jugueteando con un hilo suelto de una de las alforjas. Acariciaba distraída las crines del unicornio, que parecía contento. La verdad es que hacía mucho que no salía a cabalgar con él.

La noche anterior se había precipitado demasiado. Pero era necesario, cuanto antes mejor. Pasó la noche al raso, con Azkar acurrucado a su lado y proporcionándole calor. Recordó que apenas hacía dos meses estaba sola. Dormía y obtenía sustento de su alrededor, yendo muy de vez en cuando a los pueblos.
Shena vigilaba concienzudamente a su alrededor. Se habían instalado en un pequeño claro del bosque, apenas visible de lejos. Pero no dejaba de ser peligroso.

Sobre todo cuando recordó que el Linch podría estar aún cerca. Azkar trataba de relajarla, alegando que él podría protegerla como hizo la última vez. Pero eso no hacía más que preocuparla aún más, puesto que la última vez él salió muy mal herido. Quién sabe si la próxima vez podría morir. Ni siquiera su guardián es inmortal.

Tratando de alejar esos tétricos pensamientos alargó la mano hacia el felino, que le dio un húmedo lametón en la palma de la mano y provocó que ella sonriera ante el gesto.
Le había cogido cariño a ese animal. Alejaba la soledad que había sentido desde siempre.  Él era parte de ella.

Azkar la miró con unos brillantes ojos, adivinando sus pensamientos.

-A partir de ahora siempre estaré contigo. No volverás a estar sola.

Ahí Shena no pudo evitarlo. Se acercó a él y lo cogió en sus brazos, mientras el felino ronroneaba agradablemente.

Ella sabía que ya era hora de dejar de esconderse. Cada día se hacía más poderosa y más valiente. Pronto llegaría el día en que se enfrentaría a su pasado.

***

Kian no podía seguir tumbado en la cama. Apenas había conciliado el sueño en toda la noche. Y el cielo comenzaba a clarear según podía observar por la ventana.

Se levantó dispuesto a hacer lo que llevaba pensando toda la noche. Era ahora o nunca.

***

La Hija de la Noche dormía apoyada en un tronco, ensombrecida y protegida. Pero la luz del amanecer poco a poco la despojaba de esa protección, sin que ella lo notara. Estaba realmente exhausta. Azkar estaba dormido profundamente a su lado, confiando plenamente en ella.

La luz del sol acabó por bañarla, proporcionándole un agradable calor y alejando las sombras, pero ni siquiera eso llegó a despertarla.

Sin embargo, cuando notó que algo rozaba su mejilla soltó un grito de sorpresa y susto, nada propio de ella. Abrió los ojos sobresaltada y dispuesta a defenderse, pero a quien vio allí le sorprendió más que el susto que se había llevado.

-¿Kian? ¿Qué haces aquí? –preguntó, olvidándose por un momento de lo que se había propuesto, y luego cubriendo su asombro con una máscara de indiferencia.

Kian le miró un rato sin decir ni una palabra. Aún no había quitado su cálida mano de la suave mejilla de ella. Se miraron a los ojos un rato, hasta que ella acabó por apartar su mirada.

-¿Qué te ocurre Shena? ¿Por qué actúas así? –pidió saber Kian, apartando su mano para sentarse frente a ella, sin dejar de observarla.

-No me ocurre nada Kian. Siempre he sido una mujer solitaria, lo sabes. Y quiero seguir siéndolo.–respondió mordazmente, dejando claro que no quería que él estuviera ahí.

Un incómodo silencio volvió a reinar en el pequeño claro.

-De todos modos, ¿qué haces aquí? Dejé muy claro que tenía que irme.

-Sí, ya veo para qué tenías que irte. –gruñó él, mirando con una ceja levantada a su alrededor.

Eso sobrepasó la calma de Shena. Se levantó temblando de ira.

-¡Tú no sabes nada! ¡No tienes derecho a…! –comenzó a gritarle. Pero él se levantó y la abrazó con fuerza, sorprendiéndola.

-No, no se nada. Pero es porque tú no quieres decírmelo. Quiero ayudarte Shena, protegerte. Déjame hacerlo.-susurró sin dejar de abrazarla con fuerza.

Las emociones bullían en ella y Azkar se despertó por ello. Bufó sorprendido al encontrar esa estampa.

-Shena, ¿qué estás haciendo?-dijo su felino amigo.

-No lo sé, no lo sé.-masculló ella en voz alta, tratando de retener las lágrimas que amenazaban con caer por su rostro y delatarla.

-¿No sabes qué, Shena? –murmuró él, tratando de separarse un poco, para observar su rostro.

Pero ella no se lo permitió, correspondió al abrazo, dejando atrás la rigidez que tenía en su cuerpo, apoyando la cabeza en el pecho de él, ocultándole el rostro.

Una traidora y solitaria lágrima se derramó de sus húmedos ojos, cayendo con lentitud. Supo que Kian había notado algo.

En su vida nadie se había preocupado por ella. Nadie había tratado de hacerla feliz, de protegerla. Nadie había arriesgado su vida para que ella viviera como Kian lo había hecho al enfrentarse al Linch.

De improvisto, Kian la separó con fuerza de él, dispuesto a descubrir con todas sus fuerzas qué estaba pasando. Pero se quedó petrificado al verla llorar. Olvidando por completo lo que iba a decirle.

Irritada por ser tan débil, se quitó de un manotazo la lágrima y le dio la espalda a Kian. Le instó mentalmente al felino a que subiera a Faster, lo que él hizo sin rechistar y luego montó con rapidez sobre el unicornio, sin mirar ni una sola vez más a Kian.

-Nos veremos mañana al amanecer con los demás. No vuelvas a seguirme ni buscarme, Kian.-gruñó ella tratando de no atragantarse con las palabras, obligando a Faster a que iniciara un rápido galope, dejando atrás a Kian, a la calidez que había sentido al ver que tenía un buen amigo ahí, pero triste porque no podría corresponder esa amistad sin ponerlo en peligro. Maldecía la vida que le había tocado. Apenas veía el camino por el que corría el unicornio a causa de que las lágrimas que había estado reteniendo, fluían con libertad por su rostro desde le había dado la espalda a él.

Azkar la miraba, sin tratar de decir nada.  Sentía el dolor de ella y no sabía cómo tratar de consolarla, puesto que no había nada que pudiera decirle que alejara esa oscuridad que amenazaba con ahogarla. Había logrado entrever en sus emociones que una parte de ella quería quedarse con él, que él la protegiera. Y eso le había dejado descolocada. Así pues, simplemente se quedó a su lado, apoyando su decisión y sabiendo que mañana sería un día muy duro.

13 comentarios:

  1. Si es que mi comentario sobra, cariño, porque ya sabes ,y te lo digo una vez más, que me encanta la historia y me encanta la forma en la que escribes:D
    Pobre, Shena, a ver qué pasará ahora*.* Un besito, preciosa^^
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario nunca sobra Any :) siempre estoy a la espera de tu opinión en cada capítulo :D <3

      Eliminar
  2. Precioso *-*...se me ha echo corto y todo pero como siempre,me ha encantado...y esque no tengo palabras jejeje sigue así preciosa
    Un besito ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Corto? Si son tres páginas del word xD :)
      <3

      Eliminar
    2. No digo que sea corto xD...digo que a mi se me a echo corto jejeje ^-^

      Eliminar
  3. Dos palabras, ME ENCANTA, es genial. Me encantó el capitulo y no he podido evitar reirme cuando Kian abraza a Shena. Sigue así...

    ResponderEliminar
  4. Al fin puedo comentar! me encantó el capítulo, aunque ya debías saberlo xD, me encanta esa pareja, y creo que habrá traición de por medio, pero eso es lo que hace a las relaciones más fuertes, la capacidad de perdonar.

    Espero el próximo capítulo!!
    Chau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jé :) al fin pudiste comentar:D
      Creo que tu comentario ha sido interesante en un sentido para el futuro de la historia xDD :)
      (L)

      Eliminar
  5. *Notando como cierto odio hacia Shena y Kian surge*
    Uhm.... es curioso pero...creo que Kian me gusta menos que antes. No sé, lo veo extraño, más borde...uhm...
    Shena al contrario me ha encantado en este capítulo, sobre todo cuando aparta a Kian de ella, YEAH, ASÍ ME GUSTA, ESA ES MI CHICA ROCKERA YEEEEEEEEEEEEEEEAAAAAAAAAAHHHHH

    POBRE NATALIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA D:
    ¿Cuánto salió? ¿Una línea? ¬¬ MORIRÁS
    MORIRÁAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS
    ÑEJ, la verdad ya no estoy tan empeñada en que Nat y Kian acaben juntos, porque Kian no me gusta tanto como antes...está perdiendo...su...esencia (?) Yep.
    Prefiero al otro chico ahora, al que ya ni me acuerdo como se llama =_= KIAN VUELVE A SER TÚ MALDITO ¬¬

    Déjame hacerlo? ¬¬ Tsk, qué gente. SHENA SEPÁRALO, SEPÁRALO!!!! ESE CHICO NO TE CONVIENE!!!!! ¬¬

    Natalia, mi niña, te adoro <333333

    PERO QUE ES ESTO?!?!??!?!?!?!!??? Menudo cap más corto D:
    Y no digas eso de "pero si son 3 pags" porque los mios son de 6 o 7 E_E

    TE ADORO PATRICIA <333333
    Besos!

    Nat♥

    Quiero un nuevo chico para Nat!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :OO
      ¡Volvieron tus comentarios extragrandes!

      Me encanta cambiar a los lectores la opinión que tienen de los personajes *-*
      Ay amiga, todavía quedan muuchas sorpresitas e.e

      ¡Comprende que Natalia no es un personaje principal y no puede estar saliendo todo el rato, la he añadido en este especialmente por tí! :'(

      El otro chico se llama Aeris ¬¬ no sale en un capítulo y ya lo has olvidado.
      *mirada herdida de él, con un reflejo de furia*

      ESTOS PERSONAJES TIENEN DERECHO A CAMBIAR A LO LARGO DE LA HISTORIA T.T

      Corto lo será para tí jaja :) yo mi mente y mi tiempo no da para más :( I'm so sorry!

      Telove(L)

      Eliminar
  6. Estoy confundida ._. Ese abracito del último, y todo ese manojo de sentimientos sólo son por la bonita y profunda amistad que se tienen? O volvemos a esa química que antes había en ese par? Porque si es lo último voy a darle una cachetada a Sheena, a penas le doy el visto bueno a Aeris y ya regresan sus sentimientos por Kian.

    Ya sabes que me encantan tus capítulos, y estoy de acuerdo con comentarios anteriores de que fue muy corto pero también influye que me lo leí muy rápido *-*

    Sheena siempre me ha agradado pero esta atmósfera de tensión constante comienza a restarle puntos, aunque bueno nunca he cambiado de opinión referente a que Azkar es mi favorito... ¡¿y si a él le consigues un gatita?!
    O.O

    Yo sólo digo jajaja, él también necesita un amor de verano.

    Muchos Besos Patricia!

    ResponderEliminar
  7. Aaay mi niña :)
    Bueno bueno, es que todo esto que le está pasando está revolviendo toda clase de pensamientos y sentimientos en Shena (mas que comprensible ;))
    ¿Quién te dice a tí que Azkar no tiene una gatita? e.ê

    Un besazoo<3

    ResponderEliminar

Me alegra que te animes a comentar.
Los comentarios alimentan mis ganas de seguir escribiendo :)
¡Se aceptan críticas constructivas!
Gracias<3